El universo de los utensilios del vino es amplísimo y muy variado en calidades y precios. Hay mucho objeto de lujo pero también diseño bien pensado para disfrutar del vino como se merece.

A esto hay que añadir que el vino necesita suavidad a la hora de abrirse, para no romper su equilibrio.  Cuanta mayor edad el vino, más importancia un descorche suave. Te invitamos a conocer 4 utensilios de diseño funcional que valen la pena.

Cómo abrir una botella de vino

Está claro que todos hemos abierto alguna vez una botella de vino con lo que teníamos a mano, improvisando. Pero la mejor forma de hacerlo, sin duda, es esta:

  1. Abrir una botella ha de ser un gesto tan equilibrado como el mismo vino, sin movimientos bruscos.
  2. El corcho ha de salir digno de colección.
  3. El sacacorchos debe ser seguro y permitir un buen agarre.
  4. Debe respetar los corchos viejos, incidiendo en ellos sin romperlos. Y útil para los corchos modernos de nuevos materiales.

Las normas más estrictas de protocolo indican que para abrir una botella de vino, esta tiene que estar siempre en posición vertical y no de debe mover un milímetro de su posición. Hay que evitar que el poso se mezcle con el líquido o que se enturbie al removerlo.

La cápsula debe cortarse con un cortacápsulas o con un cuchillo, pasándolos por el borde hasta cortar su parte superior. Se saca entonces toda la cápsula con la mano.

Se inserta entonces el descorchador con suavidad y se tira del corcho con fuerza contenida, presionando la botella contra la mesa, sin moverla. Imprescindible entonces, una vez descorchado, pasarle un paño a la boca de la botella para eliminar restos de corcho, y oler este para cerciorarse de que el vino está en buen estado.

A la hora de servirlo, la botella no ha de tocar jamás la copa sino mantenerse a unos dos centímetros. Y sobre todo, ¡no se llena la copa hasta arriba! Hay que hacerlo, aproximadamente, un tercio.

Probablemente tengas en casa un sacacorchos de barrena: una idea sencilla que inserta la espiral en el corcho y lo extrae girando, eso sí, con considerable fuerza. O un sacacorchos de brazos, un clásico que nunca falla aunque es laborioso de utilizar. Quizás el pequeño sacacorchos plegable te abre el vino, ¡aunque con vaya qué esfuerzo! Y cuidado con los dedos.

¿Cuál te recomendamos? El más inteligente y bien diseñado, que abre el vino en un solo gesto…

Sacacorchos de palanca

El mejor modelo jamás inventado para abrir el vino en un solo gesto. Los sacacorchos de palanca son una innovación revolucionaria. Descorcha en pocos segundos.

Los sacacorchos clásicos no son una buena solución. Exigen aplicar mucha fuerza y buscar buenos puntos de apoya para extraer el corcho: sujetarlo fuerte con una mano con cuidado de que la botella no resbale sobre la superficie de trabajo, o incluso entre las piernas.

Los sacacorchos de palanca, también conocidos como screwpull, parten del diseño patentado de Herbert Allen en 1979. Allen era un ingeniero de petróleo e industria aeroespacial que viajó a Europa y conoció la cultura del vino. Utilizó todos sus conocimientos para diseñar un sacacorchos que mejorar los utilizados hasta entonces, deficientes y poco prácticos. Deseaba además que su invento fuera muy elegante, a la altura del mundo del vino.

Utilizó para ello plástico de policarbonato y metales y diseñó un sistema basado en la fuerza que ejerce la palanca al presionarla. El mismo gesto de palanca para descorchar el vino sirve, en sentido contrario, para extraer el corcho del sacacorchos. Consiguió un utensilio inteligente, elegante y completo, que tiene ahora numerosas versiones en todo el mundo.

Los sacacorchos de palanca más conocidos son los de la marca francesa Le Creuset.

Funda enfriadora

El vino se ha de tomar a una determinada temperatura, forma parte de su personalidad. Encontrarás cientos de instrucciones del punto en que ha de tomarse el vino tinto. Pero es indudable que el blanco y el cava, han de tomarse fríos.

Así que una cubitera o una funda enfriadora es indispensable para el amante del vino. La funda enfriadora es una solución elegante y práctica. Con una autonomía fuera de la nevera de unas dos horas, permite tener la botella de vino en la mesa y servirse cuando se desea. Y da porte a la mesa.

El material más recomendable para una buena funda enfriadora es el nylon, resistente, impermeable y elegante. Con laterales elásticos mejor que con cierre adherente, porque duran mucho más.

Aro antigoteo

Tarde o temprano, se acaba comprando. Porque la gota que cae al servir el vino, acaba siendo muy molesta. ¡Y además le queda tan bien a la botella de vino! Suele venderse en sets con un termómetro de vino.

Bueno, esto ha sido todo, espero que os animéis a probar estos utensilios que son realmente indispensables para cualquier amante dde los buenos vinos. Y recordad bebed siempre con moderación.

Suscríbete a En Tu Copa

Suscríbete a En Tu Copa

Únete a nuestra comunidad y no te pierdas ninguna de nuestras novedades. En ningún caso cederemos tus datos a terceros.

¡Genial! Ya eres uno de los nuestros

Suscríbete a En Tu Copa

Únete a nuestra comunidad y no te pierdas ninguna de nuestras novedades. En ningún caso cederemos tus datos a terceros.

¡Genial! Ya eres uno de los nuestros